Pág 7

Los españoles aplicaron sin misericordia una política altamente represiva. El primer fusilado en esta guerra fue el jovellanense Domingo Mujica Carratalá el 20 de agosto de 1895. Al finalizar la contienda, de los 192 ejecutados en el país oficialmente, 61 era matanceros.

El 20 de diciembre de 1895 penetraron en la provincia las huestes invasoras cubanas con Gómez y Maceo a la cabeza. El 23 se desarrolló el combate de Coliseo donde fue derrotado Martínez de Campos, Capitán General de la Isla. Ese mismo día los jefes mambises decidieron realizar el Lazo de la Invasión, brillante operación táctica, que le abrió las puertas de Occidente. El 29 de diciembre los insurrectos derrotaron a los hispanos en Calimete y el 1 de enero pasaron victoriosamente a tierras habaneras, luego de haber sostenido un breve combate de retaguardia en El Estante.

Después del cruce de la Invasión se creó en Matanzas el Ejército Libertador organizado en la Primera División del Quinto Cuerpo de Ejército teniendo al frente al General de Brigada José Lacret Morlot (10/III/1896). Posteriormente, desde julio de 1897, esta responsabilidad la ocupó el matancero Mayor General Pedro Betancourt Dávalos hasta el final de la contienda. Como expresión del esfuerzo del territorio yumurino en los 30 años de lucha por la independencia se puede decir que 11 oficiales nacidos en la provincia alcanzaron el grado de Brigadier y dentro de ellos, dos Mayores Generales.

En medio de la contienda generalizada por toda la Isla y como recurso para contener la embestida mambisa, en octubre de 1896, Valeriano Weyler decretó el Bando de Reconcentración, medida que afectó de modo criminal a las masas campesinas. Alrededor de 2000 personas murieron de hambre, en sólo 10 meses, en la ciudad de Matanzas. En total pereció cerca del 50% de la población matancera asentada en la provincia.

En 1898, cuando España tenía perdida la guerra, los Estados Unidos de Norteamérica intervinieron militarmente en el conflicto bajo falsos pretextos humanitarios y con el objetivo encubierto de lograr su anhelo mas que centenario de apoderarse de Cuba. En su empeño impusieron un bloqueo a la Isla que agravó los efectos de la Reconcentración y en un acto de barbarie sus barcos bombardearon la urbe yumurina y la de Cárdenas.

El 3 de agosto de 1898 el coronel Pio Domínguez Lorant, nativo de Alacranes, dirigió la última carga al machete en esta provincia en la que destrozó a la guerrilla de Unión de Reyes en las inmediaciones del ingenio Fomento, cerca de Cabezas.

Finalmente el 1º de enero de 1899 cesó la soberanía española y se implantó la ocupación militar norteamericana sobre el país. El último Capitán General abandonó la Isla por el puerto de Matanzas. El territorio enfrentó el nuevo período, en difíciles condiciones. Su economía en bancarrota, su población diezmada y la producción descapitalizada casi totalmente. No obstante el 10 de enero de l899 los obreros cardenenses obligados por la angustiosa situación económica protagonizaron la primera huelga en Cuba, muestra de la rebeldía popular ante la realidad imperante.