Leyendas Matanceras

Leyendas Matanceras

El Pan de Matanzas es la mayor altura de la ciudad ; mide 389 m sobre el nivel del mar ; según cuentan este accidente geográfico tiene su surgimiento en una leyenda de nuestra provincia: La India Dormida.

Cuenta la leyenda que en el poblado amerindio de Yucayo, vivió una hermosa india llamada Baiguana. Era tal la belleza de la india que enloquecía a los hombres porque a todos buscaba y a todos se entregaba, por lo que fue obligada por el cacique a vivir lejos de la aldea. Pero todos los hombres iban hacia Baiguana y la pesca, la caza y los sembrados se perdían por falta de atención. El cacique Manguaní fue al río Jibacabuya, que era el más poderoso afluente del río Largo, para hablarle a la boca de agua del Dios Murciélago y pedirle consejo para resolver el asunto de la bella y ardiente Baiguana. Por orden del Dios, el cacique Manguaní llevó de regalo a la india un pescado mágico. Cuando Baiguana lo comió, se acostó a dormir frente a su bohío mirando a la luna y cuando el sol tiró sus flechas de sangre sobre la tierra, Baiguana se había hecho gigantesca y de piedra. Baiguana ya solamente era una montaña con forma de mujer dormida.